Un Amor de la Calle

En esta oportunidad le vamos a rendir un merecido tributo a quien se consideró uno de los propulsores de la salsa en Nueva York y en toda la América, desde Canadá hasta la Patagonia, convirtiéndose en una súper estrella de la canción latina, donde sobresalió artísticamente por las grandes condiciones que Dios le deparó, dejando para la posteridad un cúmulo de canciones que se convirtieron en clásicos dentro de la música bailable contemporánea. Creemos que no pecamos de exagerados o que nos puedan calificar de egocéntricos, o algo parecido, al hacer este pequeño reconocimiento, a quien hizo méritos más que suficientes desde el punto de vista musical, máxime si colocamos los boleros que también supo interpretar. Además de tener presente su trágica trayectoria que hizo que sucumbiera y desapareciera a apenas a los 47 años de edad: Héctor Juan Pérez Martínez, más conocido artisticamente como Héctor Lavoe, nació el 30 de septiembre de 1946 y murió el 29 de junio de 1993. Fue un cantante borinqueño de la llamada salsa, de salsa dura,  -que no es otra cosa que una combinaciòn de diferentes ritomos cadenciosos y movidos, casi todos originales de cuba-, conocido mundialmente como: “El Cantante de los Cantantes”, “El coqui de Puerto Rico”, “El chico malo de la Salsa” y “Héctor Lavoe”. Su estilo ha sido clasificado como “Salsa Brava”. Héctor Juan Pérez Martínez nace de una familia humilde en Ponce, Puerto Rico. Hijo de Francisca Martínez (Panchita) y de Luis Pérez (Lucho). A sus 7 años de edad fallece su madre, el comienzo de muchos golpes en su vida.

Ausencia

Desde niño le fue inculcada la música y a la edad de 14 años ya cantaba por su pueblo. A la edad de 17 años, impulsado por necesidades económicas y para mitigar el dolor que aún conservaba por el fallecimiento de su madre, se marcha a Nueva York a buscar un mejor futuro y sacar fruto de sus habilidades. En Nueva York, Pérez Martínez conoció a Willie Colón y a Johnny Pacheco, copropietario del sello Fania Records y formó parte de la banda del primero, logrando varios éxitos debido a la calidad interpretativa de la banda de Colón y el sonido especial que el puertorriqueño le imprimía a sus interpretaciones (mezcla de un estilo desafiante y callejero). En el circuito salsero de Nueva York esta banda fue conocida como The Bad Boys. El binomio formado por Willie Colón y Héctor Lavoe es considerado, tanto por la crítica como por los admiradores, como uno de los más importantes de la historia de la salsa.

El Retrato de Mama

Desde 1967 a 1973 produjeron varios discos, entre los que destacan La gran fuga, Cosa nuestra, Lo mato (Si no compra este disco), El juicio y los dos volúmenes de Asalto navideño, del que se consagraron canciones como Juana Peña, Barrunto, Calle Luna calle Sol, y La murga de Panamá (de donde, se asume, se acoplaron los arreglos de trombón para la salsa). En 1973, Colón decide dedicarse a la producción y su familia. Se separó de su banda, dejándosela a Héctor Lavoe. Más tarde, Willie Colón se uniría con el panameño Rubén Blades para formar otro binomio exitoso en la salsa. A pesar de esta separación, Colón siguió colaborando con Lavoe en la producción de varios de sus álbumes como solista. Desde 1975, Lavoe inicia su carrera y lanza los discos La voz, De ti depende y Comedia, que contenían canciones como Periódico de ayer, de la autoría de Tite Curet Alonso, y la canción que se convertiría en su estandarte, compuesta por Rubén Blades, “El cantante”.

No Cambiare

Durante esta época, Lavoe participó también en las giras que realizaba la Fania All Stars junto con las demás estrellas salseras de esa época. Se hizo merecedor de apodos como “La voz” por su destreza para interpretar las canciones que otros, como el mismo Johnny Pacheco, compusieran para él. Además se le ha llamado “El hombre puntual” o “El Rey de la Puntualidad”, gracias a un suceso en África, ocurrido por su afición a las fiestas, y también “El hombre que canta hasta debajo del agua”, por su virtuosismo. Hector siempre impartió un estilo único, nunca demostró aires de arrogancia y siempre fue humilde.

TAXI

Lanzo discos con éxitos como “Recordando a Felipe Pirela” (1979) “Feliz navidad”, “El sabio” (1980), “Qué sentimiento” (1981), “Vigilante” (1983) el “Reventó” en (1985) con los temas: “La Vida es bonita” y “La fama”. Además de las ya citadas, hizo famosas canciones como “El Todopoderoso”, “Paraíso de dulzura”, “Triste y vacía”, “La verdad” “Un amor de la calle”, “Mentira”. Pero el inicio de los años 80 estuvo marcado de eventos trágicos para Lavoe.

Emborrachame de Amor

La fractura de sus piernas al saltar por la ventana de su apartamento de Queens debido a un incendio, fue un hecho que se conjugó con su adicción a las drogas para hacer de él un hombre sumido en la depresión y al borde del precipicio. Los conciertos del llamado “Cantante de los Cantantes” o “Sonero de los Soneros”, siempre rebosaron de gente y fanáticos. Sin embargo, la habilidad del cantante fue menguando, hasta llegar al extremo de cantar con una voz irreconocible y postrado en una silla en medio del escenario El domingo 26 de junio de 1988, luego de la suspensión de un concierto de Lavoe en Bayamón, Puerto Rico, y debido a la poca convocatoria, Héctor se retira deprimido al Hotel Regency de la Avenida Condado donde se hospedaba y se lanza al vacío del noveno piso.

“Cuando, Cuando”

La caída no le produjo la muerte, pero sí la parálisis de medio cuerpo. Este sería su segundo brinco desde una edificación sin morir el primero por un incendio-. Aún en estado de parálisis parcial, Lavoe tuvo que cumplir con su contrato y presentarse a algunos conciertos producto de una manipulación por sus representantes, sin que su estado físico y emocional tuviese relevancia, para los que únicamente les importaba la parte económica, dejando ostensiblemente de lado la parte humana, demostración palpable de la carencia de humanidad y del mínimo sentimiento de quienes explotan el arte con el solo objeto de buscar un lucro facil, sin riesgo mayores y sin exponer grandes inversiones.

Castigo

La depresión en que se hallaba, por una vida llena de sobresaltos, la soledad en la que se encontraba en sus últimos días (pues apenas recibía visitas esporádicas de alguno que otro amigo), su situación económica, el crecer sin su madre, el asesinato de su hermano, la muerte de su padre, el asesinato de su suegra y la muerte accidental de su hijo fueron el empujón que faltó para que este artista cayera definitivamente en lo más profundo del foso, del que nunca jamás pudo salir, maxine si practicamente no contò con el apoyo necesario para motivarlo de alguna manera para que pudiera superara la grave crisis por la que estaba atravensando. He alli una de las causas, ademàs de todas las trajedias que tuvo que soportar, que impulsaron a este maravilloso artista a coger el camino errado, a desviarse de lo que ha debido ser su verdadera trayectoria como cantante, como “El cantante de los cantantes”.

Plazos Traicioneros

Desde entonces permaneció retirado en Nueva York, aunque el mismo año de su fallecimiento salió al mercado un último disco, Héctor Lavoe & Van Lester: The Master and the Protege. Héctor Lavoe murió, para colmo de todos sus males, víctima del VIH, el 29 de junio de 1993 en el Memorial Hospital de Queens, cinco años después de su fallido intento de suicidio, en la más completa de las ruinas, no obstante que con su música y sus grabaciones enriqueció a una gran cantidad de personas, que supieron aprovecharse de su enorme talento y de su resaltante ingenuidad. Fue enterrado en el cementerio Saint Raymond de Queens, Nueva York, y nueve años después, tal como él mismo pidió, gracias a la gestión realizada por otro famoso cantante puertorriqueño de salsa, compañero suyo, el señor Ismael Miranda, sus restos fueron llevados a su ciudad natal, Ponce, en Puerto Rico.

Héctor Lavoe es considerado unánimemente como uno de los mejores cantantes que enriquecieron el género de la salsa. Es actualmente un icono de esa cultura melómana y un ídolo en varias localidades, existiendo incluso un monumento en su honor en Ponce, Puerto Rico y otro en la provincia peruana de El Callao, donde es considerado como hijo ilustre. Su agitada vida personal y profesional fue llevada en 1999 al teatro con la obra ¿Quién mató a Héctor Lavoe? producida por Pablo Cabrera y David Maldonado, con la personificación de Héctor Lavoe realizada por el salsero Domingo Quiñonez. Ocho años más tarde, en el 2007, se estrena el film “El Cantante”, película sobre la vida de Héctor Lavoe protagonizada por Marc Anthony y Jennifer López, film que ha sido objeto de muy duras criticas, principalmente porque se especula que el guión, sobre el que se basa el desarrollo del tema fílmico, presuntamente no fue producto de alguien con la sana intención de rendirle un sincero y merecido homenaje a quien fuera uno de los más carismáticos y famosos cantantes puertorriqueños.

Seguire sin Ti

Interprete de la verdadera salsa que hasta el presente hay existido, a pesar del poco tiempo que tuvo en ejercicio de sus actividades artísticas. La crítica ha sido tan extrema en sus conceptos que considera la película como simplemente una sarta de hiladas situaciones grotescas y cruentas que más bien constituyen una suerte de hechos que llevan a conformar una apología al consumo de drogas, pues esa es precisamente la actividad que mas sistemáticamente se resalta la misma. Aunque también tiene sus defensores, que la observan como un verdadero reflejo de lo que fue la agitada y trágica vida del gran Héctor Lavoe, pero haciendo abstracción de lo que como cantante significó para los amantes de la música. Fuente: en parte: Wikipedia. A todos los que han tenido la gentileza de bajar los videos y canciones del gran Héctor Lavoe y publicarlas en YouTube, de donde nosotros las hemos tomado para complementar esta página, un millón de gracias por tan noble gesto y desinteresado proceder. Muy agradecidos.


Anuncios